Actualmente el desarrollo de las TIC y el estar hiperconectados entraña nuevos riesgos que pueden acabar convirtiendo en viral una noticia y su imposibilidad de retirarla, derivando en una nueva forma de acoso caracterizado por su continuidad y permanencia en el tiempo. Esto puede también producirse en el entorno laboral, siendo responsabilidad del empleador, con independencia del tamaño y modelo de negocio de la empresa, combatirla para garantizar la seguridad y la salud física, psíquica y emocional de sus trabajadores.

La Agencia Española de Protección de Datos, como parte de su Plan de Sostenibilidad y Responsabilidad Social, dicta un conjunto de recomendaciones específicas  al respecto.

Estas recomendaciones parten de una declaración de compromiso, por parte del responsable y, una vez definida la postura de la empresa, son clave la información y la formación de los empleados al respecto: la información con relación a qué tipo de conductas son inadecuadas en el empleo de las nuevas tecnologías y la formación a los empleados para que tomen conciencia de los riesgos que un tratamiento ilícito de datos personales puede entrañar para la intimidad y privacidad de las personas y conozcan las consecuencias, penales y administrativas, en su caso, en que pueden incurrir.

Puedes ampliar esta información consultando la web de Ayuda a las víctimas de violencia de género y violencia digital, las recomendaciones publicadas por la Agencia Española de Protección de Datos en relación al uso de La protección de datos como garantía en las políticas de prevención del acoso y, a modo de ejemplo, los Protocolos de actuación frente al acoso laboral y de actuación frente al Acoso sexual y por razón de sexo en la AEPD.

Fuente: Aepd.es