El Tribunal de Justicia de la Unión Europea establece que los contratos de crédito al consumo deben especificar «de forma clara y concisa» cómo se computa el plazo de desistimiento y no basta con que remita a una disposición nacional que, a su vez, remite a otras disposiciones.

El Tribunal declara que la directiva sobre contratos de crédito al consumo establece que éstos «deben especificar de forma clara y concisa el modo de computar el plazo de desistimiento”, de lo contrario, la eficacia del derecho de desistimiento «se vería seriamente debilitada».

El TJUE añade que le directiva se opone a que un contrato de crédito remita a una disposición legal nacional que remita a su vez a otras disposiciones del Derecho del Estado miembro de que se trate en relación con la información obligatoria sobre el plazo de desistimiento.

Fuente: Expansion.com