Nuestro código civil establece que los que habiendo nacido y residiendo en el extranjero ostenten la nacionalidad española por ser hijos de padre o madre españoles, también nacidos en el extranjero, cuando las leyes del país donde residan les atribuyan la nacionalidad del mismo, perderán, en todo caso, la nacionalidad española si no declaran su voluntad de conservarla ante el encargado del Registro Civil en el plazo de tres años, a contar desde su mayoría de edad o emancipación.

La ley pretende de esta forma limitar la herencia de la nacionalidad a la voluntariedad mostrada por el descendiente para poder mantenerla., de manera que si no se produce esta declaración se pierde la nacionalidad de manera automática.

La declaración ha de ser expresa y ha de formalizarse esta voluntad de algún modo, entendiéndose que la solicitud de renovación del pasaporte por parte del interesado tres años antes de que cumpliera la mayoría de edad, debe considerarse como un elemento de voluntad que sí le hace conservar la nacionalidad española.

Si desea visualizar la sentencia, pulse aquí: Sentencia Tribunal Supremo
Fuente: Economistjurist.es  y Global.economistjurist.es