El Tribunal Supremo se ha pronunciado sobre una conducta grave como es el estado de embriaguez en el trabajo que a veces no es fácil determinar si como consecuencia podría suponer una sanción para el trabajador o debería ser merecedora de despido. En este caso, el Alto Tribunal determina que acudir al trabajo en estado de embriaguez, incluso si implica la conducción de un vehículo, o ausentarse del puesto de manera reiterada son consideradas como despido improcedente.

De esta forma un trabajador del sector de la limpieza ha conseguido que bien deba ser readmitido o indemnizado por la empresa a pesar de haber queda probado que  condujo el camión de la basura bajo los efectos del alcohol.

El Supremo considera que la actuación del trabajador puede ser merecedora de alguna clase de sanción, pero que no ha supuesto en realidad perjuicio alguno para la empresa y por ese motivo se considera desproporcionada y excesiva la sanción de despido.

Para consultar la sentencia, pulse aquí: Sentencia Tribunal Supremo

Fuente: Diariolaley.es y Noticiasjuridicas.com