El Tribunal Supremo se ha pronunciado en el caso de una trabajadora que estuvo siete años sin estar dada de alta en la seguridad social. La empleada solicitó la jubilación anticipada y no le fue concedida por el Instituto Nacional de la Seguridad Social, que alegó no reunía los días legalmente exigidos, por lo que la trabajadora recurrió a la justicia.

Ahora, el Alto Tribunal falla a su favor y ha reconocido la obligación compartida de la empresa y del INSS de pagar la prestación solicitada.

El INSS no aprobó su petición ya que la trabajadora no fue dada de alta al inicio de la relación laboral y tenía una falta de siete años en la cotización a la Seguridad Social.

Fuente: Expansion.com