La sala de lo social del Tribunal Supremo ha dictado una sentencia en la que establece que las empresas no pueden imponer a los trabajadores los periodos de disfrute de sus vacaciones si con anterioridad a dicha imposición las venían eligiendo libremente de manera reiterada, adquiriendo esta situación el carácter de «condición más beneficiosa» para el trabajador. La sentencia ratifica las anteriores dictadas por el juzgador de instancia y el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Los trabajadores interpusieron demanda cuando la empresa decidió de forma unilateral  imponer los periodos de disfrute de las vacaciones cuando hasta entonces podían elegirse libremente y sin limitación alguna.

El fallo señala que dicho beneficio no puede ser eliminado de manera unilateral sin seguir el procedimiento formal, es decir, la modificación sustancial de condiciones de trabajo recogida en el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores.

Fuente: Expansion.com