El Tribunal Supremo ha fijado doctrina sobre quién responde sobre la veracidad de las dietas de los trabajadores en la declaración del IRPF, estableciendo que no le corresponde al empleado demostrar la veracidad de los gastos por manutención y estancia así como por desplazamiento a los efectos de su no sujeción al IRPF,

Sin embargo, el Supremo entiende que la  Administración debe dirigirse al empleador en cuanto obligado a acreditar que las cantidades abonadas por aquellos conceptos responden a desplazamientos realizados en determinado día y lugar, por motivo o por razón del desarrollo de su actividad laboral.

Por tanto, al contribuyente no le puede exigir la aportación de datos que ya deben constar documentalmente a la propia Administración. Es el retenedor-pagador a quien legalmente se le imponen los deberes formales para que la Administración posea todos los datos al efecto sobre dietas y asignaciones pagadas a los trabajadores del empleador; no puede la Administración hacer recaer sobre el contribuyente un deber que le resulta ajeno, pues por mandato legal se le impone al retenedor-pagador.

Si desea visualizar la sentencia, pulse aquí: Sentencia Tribunal Supremo

Fuente: Diariolaley.es y Noticiasjuridicas.com