Entiende en reciente sentencia el Alto Tribunal que cuando han existido episodios previos de maltrato no puede dudarse de la veracidad de la declaración de la víctima, al igual que cuando esta se retrasa en denunciar.

La sentencia destaca los siguientes aspectos:

– Credibilidad en la declaración de la víctima. La declaración de la víctima es convincente para el Tribunal, ya que declara sin existir situación alguna de enemistad, la víctima se resistía a poner la denuncia, reacción habitual en las víctimas de violencia de género que temen la reacción posterior del agresor, máxime cuando no tienen medios económicos.

–  El retraso en un día en denunciar y ser reconocida por el médico no puede cuestionar su credibilidad.
Suele deberse a que la víctima denuncia tanto a su pareja como al padre de sus hijos, generalmente el sustento económico de la familia, lo que les lleva a no decidirse inmediatamente a denunciar.

– La existencia del maltrato no puede conllevar a dudar de que la víctima mienta o falte a la verdad.

Fuente: Poderjudicial.es