Un juzgado de lo penal ha dictado sentencia condenando a tres años de cárcel y al pago de una multa a una mujer que publicó fotos y datos de su exnovio en una página de contactos gay, que le generó numerosas llamadas a la víctima.

La mujer lo hizo alegando que su expareja la había amenazado de muerte a través de un correo electrónico que se habría enviado a sí misma.

En el juicio se demostró que en los anuncios se incluían detalles que la acusada conocía por su relación con el hombre y que fueron publicados desde su propia dirección de correo electrónico.

Fuente: Expansion.com