PRISION4

 

Se ha condenado a una empleada a la pena de un año y diez meses de cárcel por apropiarse de casi ocho mil euros recibidos de clientes como pago de facturas.

La Audiencia de Castellón la considera culpable de un delito de apropiación indebida y la condena además a restituir la cantidad sustraída más los intereses correspondientes.

Fuente: Poderjudicial.es