Se ha dictado reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia canario reconociendo el derecho al descanso para el bocadillo de una empleada con reducción de jornada y rechaza que la empresa puede excluirlo de su jornada laboral unilateralmente.

La Sala entiende que por el hecho de que sea la única trabajadora de la empresa con reducción de jornada no justifica que se le niegue este derecho que disfrutaba desde hacía ocho años, ya ese descanso «ha sido habitual, persistente, cotidiano y notorio por lo que debe computar como tiempo de trabajo efectivo sin que precise recuperación horaria».

Según recoge el fallo, el hecho importante fue, además, que el coordinador del departamento era conocedor de esta situación.

El Tribunal compara la situación de esta empleada con reducción de jornada para el cuidado de un menor con la de un trabajador a tiempo parcial, desde el punto de vista del derecho a la conciliación de la vida laboral y familiar.

Fuente: Noticiasjuridicas.com